martes, 22 de abril de 2014

Fracaso escolar

El fracaso escolar muchas veces viene de un exceso de tareas sin sentido. Para que un niño se involucre en el proceso educativo ha de vivir lo que aprende, resultarle interesante, y la mayoría de las veces no es así.

El niño estudia sin interesarle lo que le muestran, sólo para sacar buenas notas, para que sus compañeros o profesores lo valoren, para que sus padres estén orgullosos de él, ...., pero ... nada de eso tiene que ver con el gusto por aprender, nada tiene que ver con la curiosidad innata del ser humano por descubrir más allá.

Lo que aprenden suele ser tan aburrido, mostrado con tan poca creatividad, que matan la futuro interés de ese niño por descubrir el mundo que le rodea, y que si se lo mostrasen de otra manera, igual acabaría maravillado.

Si machacamos a nuestros niños ya desde pequeñitos con deberes abusivos que los soterra en casa a veces sin poder salir a la calle. Si en el colegio las materias a explicar se muestran de forma tediosa, sin involucrar al chaval en el conocimiento. Si hacemos de algo interesante, algo aburrido, .... es normal que exista fracaso escolar. Si quemamos a un niño desde pequeñito, cuando sea mayor y pueda decidir por si solo, dejará todo porque le aburre profundamente estudiar, y eso se podría cambiar. Existen otros modelos educativos con mucho éxito y más actualizados que el español que todavía sigue educando a los niños del siglo XXI como antiguamente. Deberes, chapar, deberes, chapar.....

Dori Pena Gayo - Psicóloga (colegiada G-4975)


No hay comentarios:

Publicar un comentario